Tormentas en Monte Perdido

“El verano durará mientras se sigan formando tormentas -con gruesas nubes verticales-, sobre el macizo de Monte Perdido. Y es que con tanto calor durante el día, en agosto y parte de septiembre es frecuente que las jornadas terminen con una tormenta eléctrica que descarga con fuerza en las alturas del Parque Nacional. Tormentas que tienen una fuerza descomunal: sonoros truenos, vientos huracanados, lluvias torrenciales, granizo, crecidas de ríos y barrancos… y la violencia del rayo que puede ser del orden de un millón de voltios”.

Texto y foto: Eduardo Viñuales Cobos.

Comparte


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies