Todos contra el fuego

Un rayo cayó en un bosque maduro de pino negro de la parte alta de la Garganta de Escuaín, muy por encima del pueblo de Revilla, junto al límite del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Cuadrillas terrestres, helicópteros e hidroaviones lograron sofocar el fuego que, afortunadamente, pese al viento, no pasó de diez hectáreas de superficie quemada.

Un incendio es una catástrofe ecológica que afecta al paisaje, la fauna, la flora y el suelo. En estos meses de verano, en días de tanto calor, debemos extremar el cuidado y las precauciones para que no se produzca un incendio forestal. El riesgo es alto. Y nos jugamos mucho».

Texto y foto: Eduardo Viñuales Cobos.

Comparte


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies