La temperatura desciende por debajo de cero grados centígrados en las frías noches pirenaicas del mes de diciembre. Todo se congela. Hielo en los arroyos, en los caminos, en los pequeños saltos de agua, en los charcos...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies