Se activan las víboras, que debemos respetar

Para estas fechas la vida salvaje del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está plenamente activa. Especialmente los reptiles, animales de sangre fría que han reposado durante los meses más fríos. A partir de abril y mayo salen, se solean y se aparean las víboras áspid, animales tan nocturnos como diurnos, de cabeza triangular y pupila vertical. Cazan pequeños micromamíferos, especialmente roedores, a los que muerden para dejar que luego el veneno les mate.

Las víboras son los más venenosos ofidios que podemos hallar en nuestros montes, y debido a ello -por desgracia- han sido víctimas de una injusta persecución humana al ser consideradas como  “peligrosos”.

Dejémolas y respetemos su existencia.

Texto y foto: Eduardo Viñuales

Comparte


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies