Pronto, a hibernar

Esta lagartija roquera, asomada a un muro de piedras, apura los rayos de sol en estos días de aún cierto calor del mes de septiembre y octubre. Pronto entrará en el largo letargo de la hibernación, el sueño de invierno que puede durar meses y que ella comparte con lagartos, culebras y otros reptiles de sangre fría. Durante el frío invierno desaparecerán de la escena natural otros animales «dormilones» del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: murciélagos, lirones, anfibios o, por ejemplo, las marmotas.
Texto y fotos. Eduardo Viñuales Cobos.
Comparte


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies