El invierno, a la vuelta de la esquina

Hay ya bastante nieve en las alturas pirenaicas. Las vacas de las montañas de Pineta han bajado al valle, y pastan en los prados próximos a la localidad de Bielsa. Allí descansan tranquilas, cerca de una borda. Mientras tanto, los robles quejigos viven un otoño realmente tardío… una última oportunidad para quienes todavía no han visto el color de los bosques caducifolios… El blanco invierno está a punto de colarse de lleno hasta el último rincón.
Texto y foto: Eduardo Viñuales Cobos.
Comparte


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies