El calor arruina los paisaje del frío

Ordesa a finales de agosto. La fotografía fue tomada el pasado día 25. Y parece que haya sido tomada en un mes de septiembre avanzado. Tal y como estaba anunciado, desde finales de junio hemos tenido un verano muy caluroso -con temperaturas extremas para el Pirineo- y, también, bastante seco. El pastizal subalpino amarillea demasiado, adelantado para ser la fecha que es. Por otra parte, debajo del pico del Casco y de Marboré, apenas se ven blancos neveros a estas alturas del año. Y, como era de esperar, el glaciar de la cara norte de Monte Perdido ha sido fotografiado en uno de sus peores momentos de “vida”. Una verdadera ruina de lo que fue aquel gélido paisaje de alta montaña.

Texto y foto: Eduardo Viñuales Cobos.
Comparte


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies